| Cambio, Competencias.

Escucho en la TV a Fernando Savater decir “que la muerte siempre está ahí, y que la pregunta no es si hay vida después sino, que si la ha habido antes.”

De repente me recuerdo, de forma imperiosa, que soy  romántico, pero no en el sentido caricaturesco que se da hoy a la palabra, hablo de sensaciones, ideas y emociones.

Todas ellas difíciles de cuantificar y calificar.

Contemplo la situación actual,con millones de analistas económicos y muy pocos poetas.

Está claro que tenemos un déficit emocional como sociedad.

Cada vez que leo o recuerdo a los “románticos de verdad” contemplo paralelismos entre su época y la mía, entre sus soluciones y las que yo daría.

Ellos decían  que  había que huir del sometimiento al “Culto del Becerro de Oro”.

Nuestro afán por el racionalismo, la investigación científica y el progreso ilimitado, en el  que se fundamentan las sociedades actuales, nos dejan huecos de un mundo interior y sin ideales que nos orienten hacia el bien común.

Goethe me interpela: “donde quiera se ve al individuo hostigado por el deseo de destacarse, y en ninguna parte se ve el anhelo grande que significa el propio yo por amor al conjunto y a la causa común” .

Hoy todo se subordina al éxito económico, nuestro gran becerro.

De la fórmula del I+D , hemos pasado a la panacea de la Innovación con sus múltiples variables  para generar riqueza.

No lo dudo.  Pero …¿Y las emociones? ¿ Dónde están en esta fórmula?

Me veo forzado a ser romántico

No hago más que comprobar que por los tiempos que corren me toca, sin lugar a la elección o a la desección, ser romántico.

Stendhal dirá “el optimismo es sordo y ciego”. No hay nada más real hoy día.

Al hallar tantos paralelismos, he indagado un poco para ver qué más me proponen ante tan desolador panorama, y sólo  encuentro :“vivir”.

Vivir intensamente. Dejar hablar a la naturaleza. Liberar la pasión. Inundarnos de experiencias.

Grabarnos el dicho romántico: “haz de tu vida una obra de arte”.

Según Goethe “quien no haya vivido algo y no posea alguna experiencia no sabrá qué hacer con el mundo”.

Igual nos ha pasado eso.

Propongo mi fórmula romántica: Ideal+Emociones = Desarrollo.

Vosotros mismos.

Acerca de José Patricio Mazorra José Patricio Mazorra
Estudié Historia para entender mejor el mundo y, al final me entendí mejor a mí y desarrollé una particular visión crítica del mundo. Trabajo en procesos creativos y artesanales a gran escala: soy calderero industrial. No tengo tiempo libre, tal vez influya que soy padre de familia numerosa.
En mi blog transmito mi particular cosmovisión huyendo de apariencias irrenunciables y reivindicando pequeñas esencias invisibles. Nada pretencioso, aunque sí, ambicioso,lo que se espera de un “herrero a gran escala”. Tengo dos pasiones que me arrastran la Esperanza de Triana y el Sevilla F.C.

Servicios relacionados

  • Coaching de equipos

    ¿Qué es el Coaching ? “El coaching consiste en una relación profesional continuada que ayuda a obtener resultados extraordinarios en la vida, profesión, empresa o negocios de las personas. Medi...
  • Coaching Ejecutivo

    ¿Qué es el Coaching? “El coaching  consiste en una relación profesional continuada que ayuda a obtener resultados extraordinarios en la vida, profesión, empresa o negocios de las personas. Me...
  •  
  • Coaching personal

    ¿Qué es el Coaching? “El coaching  consiste en una relación profesional continuada que ayuda a obtener resultados extraordinarios en la vida, profesión, empresa o negocios de las personas. Me...
  • Coaching Profesional

    ¿Qué es el Coaching ? “El coaching  consiste en una relación profesional continuada que ayuda a obtener resultados extraordinarios en la vida, profesión, empresa o negocios de las personas. M...
  •  
  • Píldoras de aprendizaje continuo

    En Global Coaching Training entendemos que el aprendizaje continuo forma parte del “ADN” de un trabajador, de la empresa y también del afán de aprender y mejorar fuera del ámbito profesional. ...
 

Sin Comentarios para “Soy romántico”

  1. atrinida@hotmail.com'

    Alicia Trinidad Alvarez

    Fantástico Patricio! no oculto que, a duras penas, comparto contigo tu planteamiento romántico para afrontar mejor lo que nos traemos cada uno entre manos; es cierto que la vorágine de nuestros días nos lleva a veces a olvidar que lo más importante para la realización personal y profesional debe residir en no olvidar nuestras emociones y nuestros ideales y a seguir alimentandolas diariamente dando una pizca de sal y aliento al ritmo supraracional al que nos vemos avocados, que me recuerda mucho a lo que Aldous Huxley nos contaba en Un Mundo Feliz. Gracias a Dios, existen fórmulas como la que propones para hacer más llevadera la travesía y hacernos ver que el horizonte es mucho más interesante que lo que creemos, aunque el camino sea duro, quizás si nos parasemos a disfrutar de las emociones más a menudo, a reflexionar sobre los princiipios y los ideales que nos mueven, sería mucho más llevadero; por eso, y porque siempre que el tiempo y las circunstancias me lo permiten me dejo llevar por emociones, principios o ideales y veo que no da mal resultado, estoy absolutamente de acuerdo contigo. Un abrazo

    Responder

Publicar una respuesta

  • (no se publicará)